domingo, 8 de marzo de 2020

Qué implica el decrecimiento.... en tu vida

El decrecimiento tan sólo puede tenerse en consideración en una "sociedad de decrecimiento", es decir, como parte de un sistema basado en otra lógica. La alternativa es, por tanto, decrecimiento o barbarie. Una sociedad que elija vivir con sobriedad como sugieren aquellos que están en contra de las sociedades de crecimiento, implicaría trabajar menos para vivir mejor, consumir menos pero mejor, producir menos residuos y reciclar más. En pocas palabras recuperar el sentido de proporcionalidad y una huella ecológica sostenible. Buscar la propia felicidad en la interacción social y no en la acumulación frenética. 

Resultado de imagen de vuelo

Todo esto requiere una seria descolonización de nuestras mentes, pero las circunstancias nos pueden ayudar a conseguirlo. Los adictos al sistema ciertamente dirán que ya no volverán a ir de vacaciones a las Seychelles. Tendrán que conformarse. La edad de oro del consumismo en kilómetros ha quedado atrás. El deseo de viajar y la necesidad de aventura están, sin duda, inscritas en la esencia del hombre y son fuentes de enriquecimiento que no deberían desaparecer, pero la industria del turismo ha convertido la legítima curiosidad y la investigación educativa en una industria de consumo destructiva. Lo mismo le ha sucedido a la cultura y el tejido social de los países "de destino". El vicio de viajar cada vez más lejos, más rápido, más a menudo (y siempre con los precios más bajos) se debe reconsiderar a la baja. Ante la falta de petróleo y el desequilibrio climático, los viajes serán cada vez más cerca, menos frecuentes, más lentos y más costosos en dinero. A decir verdad, este vicio es tan serio únicamente por el vacío y el desencanto que nos hace vivir cada vez más virtualmente y viajar, en realidad, a expensas del planeta.

(extracto de Serge Latouche, profesor emérito de economía de la Universidad de Orsay. Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/Decrecimiento-te-guste-o-no.html )

martes, 25 de febrero de 2020

El decrecimiento explicado con sencillez


CARLOS TAIBO ARIAS
ISBN: 978-84-9097-606-7
Editorial: CATARATA

Presentamos un libro imprescindible para iniciarse en el concepto de Decrecimiento.
El autor ha querido ofrecer una introducción rápida y comprensible del decrecimiento para así contribuir a la difusión de muchos de los elementos  que configuran una visión crítica del mundo contemporáneo. La explicación del proyecto del decrecimiento que aquí se recoge parte de la certeza de que éste exige, por necesidad, salir del capitalismo.
Se barajan conceptos que van desde la necesidad de cambiar nuestra conducta individual, crear movimientos capaces de cambiar las reglas del juego que impone el capitalismo y ser capaces de desterrar sus sustentos, el consumo, la productividad, la competitividad y las tecnologías.
El libro pone de relieve cómo el decrecimiento pone en relevancia la vida social, la democracia directa y la autogestión.
Una lectura recomendable para iniciarse en una visión crítica de la realidad y pensar en pasos necesarios para este cambio hacia la libertad.

jueves, 20 de febrero de 2020

Exposicion para pensar

En Burgos, del 17 al 29 de febrero, en Biblioteca Pública (Plaza San Juan). 
Siro López, como siempre, magnífico.



lunes, 17 de febrero de 2020

Entre el SER y el tener


Entre el SER y el tener 

Entre el ser y el tener estás tú.
Que en mil dudas te pierdes por ver,
en qué modo encuentras el ser.
No parece que sea por tener,
que un humano pueda trascender,
pero el miedo termina por ser,
y el absurdo promete tener,
esa vida que anhela salvar.

Si en el otro pudiera yo ver,
tantos miedos como hay en mi ser,
no obraría por tanto tener,
que más bien yo sería con él.
Ni una lágrima podría ver,
fuera de ese misterioso ser,
que en silencio sufre al yo tener,
sin tratar de vivir en su ser.

¡Pues ya está! 
¡Se acabó! 

En mi barca subimos los dos.
Que no es mía ni tuya, ¡ES de dos!


domingo, 9 de febrero de 2020

La solución: el decrecimiento económico

Tomemos esta frase de Mauro Bonaiuti: 

“Toda actividad económica tiene como resultado un déficit y además el propio proceso de reciclaje provoca en sí mismo una nueva contaminación”. (Bioeconomía, Bollati Boringhieri, Torino, 2003)


El crecimiento sostenible es una entelequia lo suficientemente opaca para que los gobiernos del mundo oculten sus atrocidades ecológicas y energéticas. Si hay desierto, podemos llevar agua; podemos tratar las aguas contaminadas… pero para todo esto se necesita energía.

Cuanto más crecemos más aceleramos la crisis ecológica. Por eso debemos tender hacia el decrecimiento. Deshacerse del prejuicio de que si no eres un consumidor nato eres anómalo.

¿Y tú, qué piensas? ¿Crees en los modelos que hablan los políticos de desarrollo sostenible? ¿Podemos crecer indefinidamente con reciclaje y medidas sostenibles?

En mi opinión, la única solución a esta gran catástrofe a la que estamos avocados pasa por el decrecimiento o la simplicidad voluntaria.

martes, 30 de abril de 2019

GENIAL CORTO SOBRE DECRECIMIENTO

La Asociación burgalesa "Promoción Solidaria" ha creado este corto,. Fabulosa iniciativa para acercar este concepto a la población y comprender el alcance social de esta filosofía de vida.

https://youtu.be/vySnIoJZBWM

martes, 16 de octubre de 2018

Entrevista a Serge Latouche

Extracto de la entrevista de Elena Rodriguez en Heraldo a Serge Latouche que ofreció una charla en la Universidad de Zaragoza invitado por la Cátedra de Cooperación para el Desarrollo.

¡No tiene desperdicio!


Usted avisa, y no de cualquier cosa: decrecimiento o barbarie.
Estamos viviendo el colapso de la civilización del crecimiento. La solución a la crisis antropológica actual solamente puede ser el decrecimiento o la barbarie, una variante de la expresión "socialismo o barbarie" de Rosa Luxemburgo, en 1916. Yo añado la dimensión ecologista, el ecosocialismo. Si no tenemos en cuenta una distribución más justa de la riqueza y una gestión más equilibrada del medioambiente, acabaremos en una guerra de todos contra todos.

¿Cómo casar las dos ideas, el capitalismo y el reparto justo?

Es necesario reducir la productividad. Acabar con ese afán de producir más, de hacer más. En el último siglo, la economía ha colonizado los aspectos de la vida, lo social, lo político... La revolución es pensar el reparto de las riquezas desde una dimensión más social.

Proclama usted que hay que trabajar menos para trabajar todos.

El sistema actual es trabajar más para ganar más. ¡Es lo que quieren todos! Hay que trabajar menos para ganar más, porque cuanto más se trabaja, menos se gana. Es la ley del mercado. Si trabajas más, incrementas la oferta de trabajo, y como la demanda no aumenta, los salarios bajan. Cuanto más se trabaja, más bajan. Hay que trabajar menos horas para que trabajemos todos, y sobre todo trabajar menos para vivir mejor.

El trabajo no lo es todo.

Debemos trabajar menos para vivir mejor. La vida verdadera está ahí fuera. Se trata de trabajar menos para vivir esa vida verdadera. Abogo por una sociedad que produzca menos y consuma menos.

Eso no se entiende en Occidente.

No, porque nuestra sociedad está fundada sobre la base del trabajo. Hay que desprogramar nuestro imaginario. Ahora nos encontramos con que si la jornada laboral es de 35 horas, la gente no sabe qué hacer el resto del tiempo.

Está en contra del desarrollo sostenible, del que tanto se habla en los últimos años. ¿Por qué?

El desarrollo sostenible es una trampa. El crecimiento es el incremento cuantitativo de los productos. El desarrollo es la transformación cualitativa de los mismos. No hay desarrollo sin crecimiento, y el crecimiento implica el desarrollo. Es necesario romper esa lógica. Los términos ‘crecimiento’ y ‘sostenible’ son contradictorios en sí mismos debido al carácter limitado de los recursos disponibles en un planeta finito como es la Tierra. ¡Es necesario decrecer!

¿Un crecimiento negativo?

Un reordenamiento de prioridades. La apuesta por el decrecimiento es la apuesta por la salida de la sociedad de consumo.

Pero según usted no hay que crecer por crecer ni decrecer por decrecer. ¿En qué tendríamos que crecer y en qué decrecer?

Es necesario crecer en la calidad del agua en el mundo, en la calidad del aire que respiramos, en calidad de vida, en la felicidad. Y decir ‘no’ al crecimiento por el crecimiento. Debemos construir una sociedad sostenible, recuperar los límites, la medida de las cosas. No se pueden tirar productos solo por tirarlos. Es necesario llegar a lo que yo llamo la abundancia frugal. ¡Abajo el crecimiento sostenible, arriba vivir con menos!

¿Estamos a tiempo de revertir esta tendencia?

No queda mucho. Todos los análisis, informes de todo el mundo, indican que hacia 2050 colapsará el sistema. Aprenderemos por las buenas o por las malas.